El Werder Bremen goleó 4-1, mientras que Schalke y Hamburgo empataron 3-3 en la Liga Alemana Bundesliga

En la Liga Alemana Bundesliga, el Werder Bremen goleó 4-1 al Bochum y llegó a la tercera posición, mientras que Schalke y Hamburgo empataron 3-3.

El Bremen sólo pasó un susto al comienzo del partido, cuando se vio en desventaja debido a un gol tempranero marcado por Vratislav Sestak, a los 34 segundos del partido.

Sin embargo, luego los dirigidos por Thomas Schaaf sacaron todo su oficio para darle la vuelta al partido. En la primera ocasión ya llegó el empate. Fue un saque de esquina lanzado por Mesut Özil en el minuto 9 desde la banda derecha y que el peruano Claudio Pizarro prolongó de cabeza para que Aaron Hunt definiera desde corta distancia.

En el 32, llegó el segundo tras una combinación entre Hunt y Marco Marin que finalizó el segundo. En el segundo tiempo, cuando el Bochum parecía poder equilibrar el partido a base de lucha, Tim Borowski sentenció en un contragolpe y luego Özil hizo el cuarto cuando el partido ya estaba resuelto.

En el otro partido, al comienzo las cosas parecieron claras para el Hamburgo que se fue al descanso ganando por 2-0 con tantos de Markus Berg y de Piotr Trochowski.

El gol de Trochowski -un lanzamiento de falta desde 32 metros que sorprendió al arquero Manuel Neuer- parecía un golpe a la moral del que Schalke difícilmente podía recuperarse.

El Schalke había tenido algunas ocasiones -la más clara de ella en los pies de Kevin Kuranyi- pero en el segundo tiempo todo parecía indicar que el Hamburgo se había llenado de seguridad y el Schalke había perdido el ímpetu.

Apenas iniciado el primer tiempo, el Hamburgo incluso tuvo una gran ocasión de sentenciar por intermedio de Pitroipa. Sin embargo, el Schalke logró regresar al partido. En el minuto 51 un centro el brasileño Rafinha encontró a Kuranyi que marcó de cabeza.

El Schalke, entonces, se lanzó al ataque abriéndose con ello a posibilidades de contragolpe del Hamburgo. El partido parecía abierto en cualquier de las dos direcciones cuando vino una jugada que amenazó con cambiar por completo el rumbo del partido.

El defensor Rozenhal, del Hamburgo, el balón perdió con Lukas Schmitz cerca del área y no tuvo otro remedio que derribarlo. La falta le costó la tarjeta roja directa por impedir una clara ocasión de gol. La falta la lanzó el brasileño Marcelo Bordón, el arquero Frank Rost logró parar a medias y Schmitz aprovechó el rebote para marcar de cabeza.

El partido parecía ahora hecho a la medida del Schalke como había estado durante muchos minutos decantado hacia el Hamburgo. Los “Reales Azules” atacaban con serenidad y todo hacía pensar que el tercer gol era cuestión de tiempo.

Entonces, apareció una jugada individual de Zé Roberto que se deshizo de dos contrarios con dos regates en tres cuartos de cancha y le metió un balón al área a Berg que definió poniendo otra vez en ventaja al Hamburgo.

Parecía un partido que el Hamburgo sólo podía ganar, lo que lo hubiera puesto de líder solitario. Pero al final no lo ganó. En el minuto 90, Kuranyi volvió a marcar de cabeza para sellar el 3-3.

“Es increíble no ganar un partido así. Íbamos ganando 2-0, tuvimos el tercero en los pies y al final dejamos que nos quitaran de las manos el partido”, dijo al final del compromiso un desilusionado Piotr Trochowski.

El empate favorece al Bremen, que ahora está sólo un punto por debajo del Hamburgo y del Bayer Leverkusen -que empató el viernes 1-1 ante el Borussia Dortmund- y rebasó al Schalke en la clasificación.

En el otro partido jugado el domingo, el último, Hertha Berlín, empató sin goles en casa con el campeón alemán, el Vfl Wolfsburgo.

Vea Mas Noticias Diarias

Dejar un comentario