La Federación Rusa de Futbol, dijo que respalda al entrenador Guus Hiddink, tras quedar eliminado a la Copa del Mundo Sudáfrica 2010

la-federacion-rusa-de-futbol-dijo-que-respalda-al-entrenador-guus-hiddink-tras-quedar-eliminado-a-la-copa-del-mundo-sudafrica-2010

Después de la inesperada eliminación de Rusia en la repesca, ante el seleccionado de Eslovenia, clasificatorio para el Mundial de Sudáfrica 2010, colocó al holandés Guus Hiddink en una encrucijada entre la renuncia o la continuación al frente de la selección.

“Necesito tiempo para pensar. Ahora es el momento de sopesar los pros y los contras y tomar una decisión meditada”, señaló un apesadumbrado Hiddink al término del encuentra de Maribor.

El asunto no es baladí, ya que un buen puñado de equipos y selecciones nacionales estarían encantados de contar con los servicios del holandés errante, cuyo solo nombre es sinónimo de buena fortuna, pese a que ahora parezca que le haya abandonado la suerte.

“No pienso dejar el equipo ahora. Tengo contrato hasta junio de 2010. Además, tengo una propuesta de extensión de mi contrato de las autoridades futbolísticas rusas. Hablaremos de ello en el futuro”, agregó.

Hiddink, de 63 años, tuvo la posibilidad de renovar el contrato que le une a la Unión de Fútbol de Rusia (UFR) antes de la repesca, pero consideró que era ventajista firmar antes de asegurarse la clasificación para Sudáfrica.

“Antes de los partidos de repesca no tomaré ninguna decisión. Vamos a centrarnos en los partidos”, dijo entonces.

El técnico agradeció que la UFR “le ofreciera la renovación incluso antes de enfrentarse a Alemania” en Moscú, partido que decidía quién se clasificaría directamente para el Mundial de Sudáfrica y en el que los germanos se llevaron la victoria (0-1).

El presidente de la UFR, Vitali Mutkó, que abandonará el cargo próximamente, mantuvo la misma postura tras la derrota: “Me gustaría que se quedara”.

“Los milagros no existen. Hizo todo lo que pudo”, dijo, al tiempo que añadió: “Nosotros (la UFR) nunca nos hemos entrometido en la selección de jugadores, pero creo que habrá algunos cambios, ha llegado la hora”.

Hiddink ha dicho en varias ocasiones en los últimos meses que no descartaba permanecer en el cargo después de 2010, si disponía de “las manos libres” para reformar el fútbol ruso.

Entre otras cosas, el holandés expresó la urgente necesidad de construir un campo de entrenamiento de uso exclusivo de la selección nacional.

No obstante, la derrota del miércoles ha dejado un regusto tan amargo entre las autoridades políticas, deportivas y, principalmente, entre la afición, que todos los planes anteriores quedan en el alero.

“Suicidio”, titula el jueves el diario Sport-Express, que no deja títere con cabeza entre los jugadores que saltaron ayer al terreno de juego del estadio Ljudski.

No obstante, el desastre se forjó mucho antes, durante el sorteo de la repesca, tras el que los jugadores rusos se mostraron encantados de enfrentarse a una selección tan endeble como la eslovena.

“Nunca he visto jugar a los eslovenos”, señaló entonces Arshavin, ahora principal diana de las críticas tras jugar desastrosamente mal durante toda la eliminatoria.

Hiddink advirtió desde el principio que los eslovenos sólo habían recibido cuatro goles en la fase de clasificación, pero sus jugadores no se tomaron en serio al rival.

Es verdad que la suerte de la eliminatoria se decidió en el minuto 87 del partido de Moscú en el que el joven Pecnik marcó el único gol de los eslovenos en ese encuentro (2-1), pero sólo después de que los rusos se confiaran y no fueran a por el tercero.

A la derrota en la eliminatoria contribuyó activamente Hiddink al introducir en el once inicial en ambos partidos a Pavlyuchenko, que es suplente desde hace meses en el Tottenham y que no dio una a derechas.

Aún no se explica porqué Hiddink no sacó ni un minuto al joven Dzagóev, el mejor delantero del país en estos momentos, que lleva dos temporadas como titular indiscutible en el CSKA Moscú y es seguido de cerca por el Real Madrid, entre otros clubes.

Además, en la vuelta decidió retirar al veterano Semak, un jugador curtido en mil batallas, lo que dejó al equipo sin su líder natural, papel que Arshavin es incapaz de asumir.

En lo que se refiere a Arshavin, el holandés lo arrinconó a la banda derecha, donde fue incapaz de irse de su marcador ni una sola vez en todo el partido.

La eliminación del país más grande del mundo ante un país cien veces más pequeño ha emborronado el impecable historial del trotamundos holandés como seleccionador nacional, que dirigió en su carrera a clubes como el PSV, el Real Madrid o el Valencia.

Hiddink alcanzó las semifinales de la Eurocopa 2008 con Rusia, las semifinales de la Copa del Mundo con Holanda en 1998, las semifinales con Corea del Sur en el Mundial de 2002 y los octavos de final de Alemania 2006 con la debutante Australia.

Ahora, le será mucho más difícil alcanzar el récord de cinco copas mundiales que ostenta el serbio Bora Milutinovic, que lo logró con México, Costa Rica, EEUU, Nigeria y China entre 1986 y 2002.

En cualquier caso, la prensa exculpa al técnico de la derrota y, según la encuesta realizada por la emisora “Eco de Moscú”, el 74 por ciento de los oyentes está a favor de que Hiddink siga dos años más como seleccionador ruso.

Vea Más Noticias Diarias