Thierry Henry, capitán del seleccionado francés dijo: “Sí, fue mano, pero yo no soy el árbitro”, después de la polémica jugada que clasificó a Francia al Mundial ante Irlanda

SOCCER-WORLD/

El capitán del seleccionado de futbol francés,, dijo este jueves “que tocó la pelota con la mano en la jugada que derivó en el gol”, gol que eliminó a Irlanda y clasificó a Francia a la Copa del Mundo Sudáfrica 2010. Se anunció que Irlanda reclamará ante la FIFA para que se vuelva a jugar el encuantro.

“Sí, fue mano, pero yo no soy el árbitro. Había dos defensores delante de mí, la pelota se vino sobre mi mano, el árbitro no lo vio y yo seguí la jugada. Esto no cambia el hecho de que seamos felices y estemos clasificados”, confió el francés en declaraciones que reprodujo Ansa.

Por su parte, el defensor francés Sebastien Squillaci comentó que el gol no debió ser convalidado, pero deslizó que los accidentes que presenta el juego deben ser aceptados.

“Forman parte del juego este tipo de circunstancias. Esta vez fue a favor nuestro y otra vez puede ser en propia puerta”, aseveró Squillaci.

“Obviamente que Irlanda no estará feliz, pero a nosotros sí nos alegró que el árbitro haya convalidado el gol, que pudo no ser lícito, pero merecimos la victoria”, completó.

Francia perdió el miércoles en París 1-0, lo que forzó el juego de tiempo suplementario (Irlanda había caído en la ida 1-0) y en ese lapso se produjo el polémico gol de la clasificación.

Por eso Irlanda amaneció el jueves furiosa por la eliminación del Mundial 2010 y consideró que fue víctima de “un robo incalificable”.

“Si la FIFA estuviese en buena fe debería hacer jugar de nuevo el partido, pero no lo hará porque nuestra eliminación fue decidida en las piezas cerradas del poder, donde Michael Platini tiene gran influencia”, protestó el jueves el ex internacional Liam Brady, ayudante de campo del entrenador Giovanni Trapattoni.

Todas las críticas van dirigidas contra el árbitro sueco Martin Hamsson, por no haber visto en el tiempo suplementario a Henry acomodar el balón dos veces con la mano izquierda antes de cederlo a Gallas, quien anotó sin dificultades el empate 1 a 1 ante Irlanda.

“Se trató de “La Mano de Dios” parte segunda”, escribió el Irish Times, aludiendo al famoso gol de Diego Maradona a Inglaterra en el Mundial 1986. “Henry tendrá este gol durante toda su vida sobre la conciencia”, agregó.

El Irish Independent calificó al jugador francés de “ladrón”, mientras el Times lo definió un “embustero”, después que Richard Dunne reveló que Henry le confesó que la falta con la mano había existido.

Por su parte, la prensa francesa aceptó que el gesto de Henry fue “dudoso” y aprovechó la ocasión para cargar nuevamente, con renovada dureza, contra el técnico Raymond Domenech, cuyo planteo táctico del miércoles en el Stade de París calificó de “catastrófico”.

“¿Es posible que no haya otra solución que seguir con Domenech al frente de la selección?”, se preguntó L’Equipe, que tituló “Bajo Perfil”, en alusión a la pobre performance de los franceses. “Irlanda mereció ganar”, admitió.

Le Figaro fue más allá y sostuvo que haberse clasificado así, “jugando pésimamente y para peor con un gol discutible”, será para Francia “una mancha que no podrá ser borrada ni rápida ni fácilmente”.

En las plateas del estadio Saint Denis, de París, donde se jugó el partido, el presidente de FIFA, Joseph Blatter estaba acompañado por el titular de la UEFA, el francés Michel Platini.

Vea Más Noticias Diarias